Adorno

$0.00

Como hijos de Dios, debemos buscar la verdad en lo que las Escrituras nos enseñan sobre cómo debemos presentarnos ante el mundo. Dicen que una imagen vale más que mil palabras, entonces parece razonable que la forma en que nos veamos pueda establecer el tono de la forma en que otros nos reciben. ¿No deberíamos mirar las Escrituras para encontrar cuál es la apariencia aceptable para el pueblo de Dios? Consideremos las instrucciones del apóstol Pedro.
Fabricantes